Creepypasta: Bajo la cama hay una sonrisa

La siguiente Creepypasta no solo podrá inquietarlos, también podría incomodarlos cuando intentes (OJO) intentes dormir, para una mejor experiencia te pido que leas la Creepypasta a altas horas de la noche y reproduciendo esta canción mientras la lees:

Ahora sí, a la Creepypasta!

Steven viajó a Noruega para completar unos estudios de diseños por ordenador, se alojaba en casa de unos amigos de su padre, una casa bastante grande y vieja pero bien distribuida y limpia.

Ya tenía la vista cansada de tanto mirar la pantalla para mejorar sus nuevos diseños, el café no le servia, así que se acostó. Ya era bastante tarde, alrededor de la 1:33 A.M. Cayó en un sueño profundo enseguida, pero en el transcurso de la noche la puerta del armario se empezó a abrir oyéndose un gran chirrido que despertó a Steven. Este se levantó y miró dentro del armario. Como no vio nada lo cerró y se acostó de nuevo.

Dos noches pasaron después de eso, y le volvió a pasar, pero esta noche era peor.. después de cerrar el armario y dirigirse a la cama, escuchó varios arañazos que procedían de debajo. Con gran valor Steven se asomó a ver si veía algo debajo, y nada… no había nada. Se acostó ya más tranquilo y mientras dormía dejó caer su brazo por el borde de la cama. Los arañazos comenzaron de nuevo. No los escuchó y entonces una mano le agarró el brazo. Steven se levantó de la cama, sobresaltado, como si hubiese sido una gran pesadilla.

A la mañana siguiente le comentó lo sucedido a la dueña de la casa; ésta se asustó mucho, negándose a hablar más del tema. Steven, preocupado, se dispuso a investigar. Fue a la biblioteca, y allí buscó datos sobre la casa. Lo que encontró le asombró bastante; dos chicos desaparecieron en esa misma casa hacía ya 17 años, también vio que la habitación en la que el dormía apareció cubierta completamente de sangre sin explicación alguna. Nada más encontraron una nota que ponía: “Yo os protegeré. Venid conmigo, debajo de la cama o acercaros al armario y no temáis. Pronto dejareis de sentir”.

Esto le intrigó más. Y siguió acumulando información hasta que dio con un chico que ponía en un foro bastantes datos para invocar a dicho ser.

Se dirigió de nuevo a casa, ya era hora de cenar. Fue directo a la habitación donde terminó sus deberes y se echó de nuevo en la cama, esta vez pensando en los comentarios que había visto. Sin aguantar la curiosidad se levantó y se puso a intentar hacer el ritual que había en dicha página.

Colocó dos velas de color oscuro cerca de la cama y se sentó en el suelo.

“Avedis sal y enséñame tu gran sonrisa”. Cinco veces tal y como ponía. Esperó. Diez minutos, después apagó las velas y se echó a dormir un poco decepcionado. Tenia la esperanza de que no estuviese loco y hubiese un fantasma ahí. Fuera de ello, nada había pasado.

Alrededor de la 1:48, los arañazos comenzaron de nuevo. Steven se sentó en la cama y pensó: “Qué más da…, si no hay nada”. Y levantó las sábanas mirando debajo de la cama.

Ahí estaba, con los labios cortados en forma de sonrisa, ojos rojos en forma de gato, el pelo rubio a pesar de la sangre que tenia encima… Lo miró.

Creepypasta wallpaper 19 by nickanater1-d7988pl-0

Estás a salvo. Y con sus afiladas uñas lo agarró arrastrándole debajo de la cama, recreando una escena ya conocida hace 17 años; la habitación quedó ensangrentada y de Steven no se volvió a saber nada nunca más.

Después de esto los foros noruegos explotaron en supersticiones en los cuales se destacó un mensaje:

Con el tiempo… se decía que si dormías y oías los arañazos debías encender rápido la luz, evitar mirarle. Algunos le quisieron atraer llamándole con un ritual que algunos les funcionaba.

Invocación:

Te pones frente al armario o cama, enciendes dos velas oscuras y dices Avedis, sal y enséñame tu gran sonrisa cinco veces con sólo las luz de las velas como única visión. Después de decirlo se apagan y se espera.

Si todo se hizo bien, él vendrá y te arrastrará con los compañeros que no sobrevivieron…

Suerte y ten cuidado cuando estudies o leas esto. Podrías tenerlo detrás, mirándote, arañando el suelo.

Ahora, ve a dormir, si puedes.

¿Te gusto la Creepy? ¡Comenta acá abajo!

Deja un comentario!